BLOG

¡BECAS! Hazte con todas.

Posted by on Nov 12, 2015 in Recursos para estudiantes, Trucos para aprender idiomas | 0 comments

¡BECAS! Hazte con todas.

Bueno, vale, quizás todas no, pero en esta entrada vamos a explicar cómo conseguir becas, o al menos cómo enterarte de que existen y enviar la solicitud. No nos hacemos responsables de las decisiones de los comités evaluadores.

Esta entrada se debe a que un amigo mío me denomina “la eterna becaria”, ya que dice que voy saltando de beca en beca. No es tan así pero esto me hace pensar que quizás hago uso de ciertas herramientas que el resto de la humanidad ignora, aunque sinceramente creo que si eres estudiante de traducción, conociendo como conozco a mis compañeros de carrera, quizás esta entrada está de más, pero también sé que quizás la leas por el ansia de que exista la más remota posibilidad de alguna técnica que se haya escapado de tu mente lógica. Quién sabe, yo también estoy intrigada por saber si hay más técnicas, así que estaría bien un comentario al final del post compartiendo información.

Actitud: Esto es lo primero de todo y es fundamental. La vida y también mi madre  me ha enseñado que el no ya lo tienes y que no echar una beca “porque no me la van a dar” es lo más parecido a hacerse un harakiri versión becario. Tú la echas, que alguna que otra vez yo he conseguido una beca que era IMPOSIBLE que me dieran. Si no la echas de seguro que no te la dan, así que inténtalo.

Relaciones Internacionales de tu Universidad y DE OTRAS UNIVERSIDADES: Lo primero que tienes que hacer es informarte de las becas que hay en tu universidad. ¿Cómo lo haces? Te pasas por la oficina de relaciones internacionales de tu universidad, te suscribes a su lista de difusión, y hasta te aprendes el nombre de los trabajadores si es necesario y… por favor… después te lees sus correos. Yo hasta hace un año seguía recibiendo correos del señor Pantoja, y eso que soy una egresada de dos o tres promociones atrás. PD: no te quedes en tu universidad, mira en otras universidades. Yo, por ejemplo, sigo la página de Facebook del Vicerrectorado de Internacionalización – Universidad de Granada, pero como esta hay otras tantas.

Relacionarte y preguntar: Preguntando se llega a Roma. Mi consejo es que extranjero al que veas y te parezca que hace algo interesante le preguntes sutilmente. Quién sabe si tú no podrías trabajar/ser becario en algún momento o participar en el proyecto que él hace. Así es como yo conocí SVE o SCI, entre otras iniciativas. Como Pierre Bourdieu, soy una fiel defensora del capital social.

Redes sociales, subscripciones varias: Obvio que ya conocemos páginas del tipo “Locos por las becas”, “Infoling” o “EducaSpain”. En estas páginas no solo hablan de becas, hablan también de ofertas de trabajo, de colaboraciones en revistas, etc. Son solo unas ideas, como antes dije, pero como estas hay muchas más.

Temática: Es imprescindible que hagas una búsqueda por Internet según la temática que te interesa, yo aquí estoy pensando en becas relacionadas con el irte a estudiar o trabajar fuera, pero de igual forma puedes descubrir empresas o entidades que oferten becas en ámbitos que te interesen.

Por países: No me gustaría irme sin dar información tangible sobre dónde encontrar becas. Obviamente, Internet es un espacio donde corre libre este tipo de información y vosotros mismos podéis buscarla, pero aquí os dejo unos enlaces que os pueden parecer de interés.

  • Reino Unido: http://www.educationuk.org/eduk/global/scholarship/search-landing.html
  • Francia: http://www.diplomatie.gouv.fr/es/venir-a-francia/estudiar-en-francia/financiamiento#sommaire_1 o también en http://www.campusfrance.org/es/pagina/campusbourses-anuario-de-los-programas-de-becas
  • Estados Unidos: http://fulbright.es/ver/becas-para-espanoles

 

Bueno, estos son algunos de los truquitos. Si queréis compartir más información o comentar cualquier cosa, no dudéis en escribir vuestros comentarios. Hasta la próxima, futuros becarios.

Recursos indispensables para la traducción científica (II)

Posted by on Oct 27, 2015 in Traducción, Traducción médica | 2 comments

Recursos indispensables para la traducción científica (II)

En su quehacer diario, la traducción científica tiene que enfrentarse a un sinfín de términos propios de su especialidad y su tarea se ve facilitada por la posibilidad de consultar diversas fuentes de la más diversa índole. En esta entrada nos centraremos en las que, a nuestro juicio, resultan imprescindibles para ofrecer a nuestros clientes una traducción de calidad.

El primer lugar de esta lista está reservado para el que es ya un viejo amigo de los traductores médicos, el famoso «Libro Rojo» de Fernando Navarro, Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (3.ª edición). Publicado en http://www.cosnautas.com/index.php, se puede acceder a él mediante diversos tipos de suscripción y el autor realiza actualizaciones periódicas. Recoge palabras o expresiones inglesas (ya más de 48.800 en su Versión 3.03, de julio de 2014), de traducción aparentemente sencilla, pero que en la práctica pueden suponer un problema para el traductor. Ofrece posibilidades de búsqueda simple por término en inglés y avanzada por término tanto en español como en inglés (entre otras opciones), así como inclusión de índices y cuadros.

doctor

Una obra de referencia también indispensable para todo traductor médico al español es el Diccionario de la Real Academia Nacional de Medicina, en su formato impreso o en internet (http://dtme.ranm.es/index.aspx). Se trata de un diccionario monolingüe de términos biomédicos en español, de los que se recoge su definición y también su traducción al inglés. Su versión electrónica ofrece la posibilidad de realizar una búsqueda simple y también avanzada.

En cuanto a diccionarios monolingües en inglés, podemos citar los siguientes:

Como obras de consulta para adentrarse y profundizar en el vasto campo de la medicina destacan los manuales Merck:

El traductor médico también deberá consultar, en su labor diaria, artículos aparecidos en las principales revistas médicas (nacionales e internacionales), así como las guías que publican las sociedades médicas de todo el mundo sobre diversos temas. Las sociedades tienen sus propias publicaciones oficiales y, en numerosas ocasiones, incluyen glosarios y diccionarios entre sus recursos. En http://www.fisterra.com/salud/5enlaces/sociedades.asp podemos encontrar enlaces a sociedades médicas españolas, ordenados por especialidad. En http://www.medilexicon.com/medicalassociations.php?letter=A se ofrece una recopilación de sociedades médicas de todo el mundo.

A todo ello se deberá añadir cuando sea necesario la consulta de la documentación oficial sobre terminología o tipos concretos de documentos (protocolos, consentimientos informados, fichas técnicas) que las autoridades sanitarias españolas puedan haber publicado (www.aemps.es). Tampoco podemos olvidar la documentación de la Unión Europea, recogida en http://www.ema.europa.eu/ema/. A este respecto, debemos saber que para la traducción de algunos tipos de documentos existen directivas europeas, leyes y plantillas de consulta obligatoria.

No queremos terminar este breve apunte sin mencionar que el portal en el que está publicado el diccionario de Fernando Navarro mencionado al principio, www.cosnautas.com, incluye también otros recursos generales interesantísimos que serán de gran ayuda al traductor médico:

 

Esta entrada ha sido redactada por el equipo de Okodia.

Mecanografía para traductores

Posted by on Feb 12, 2015 in Traducción | 2 comments

Mecanografía para traductores

Y para no traductores, por supuesto. La mecanografía es una disciplina muy útil para prácticamente cualquier profesional hoy en día, aunque es evidente que quienes cobramos por palabra debemos prestar mucha más atención a esto.

Aunque haya quien diga que «cada uno tiene su técnica» o quien utilice otros argumentos tan fiables como «yo me entiendo», la realidad es que la mecanografía es indispensable para trabajar a una velocidad aceptable sin perder la vista de la pantalla o cometer tantos fallos que la tecla de retroceso termine siendo la más utilizada de nuestro teclado.

Incluso los que hemos hecho ejercicios o cursos enteros de mecanografía vamos cogiendo con el tiempo algunas malas tendencias que deberíamos volver a depurar de vez en cuando. ¿Habéis comprobado alguna vez el desgaste de vuestro teclado? Si lo observáis desde un ángulo concreto pueden verse las marcas de uso. Por ejemplo, yo que me consideraba muy simétrica a la hora de teclear, puedo ver que la barra espaciadora está claramente más desgastada por la derecha que por la izquierda. Y si pongo atención, me doy cuenta de que la mano izquierda es mucho más fiel a los movimientos que aprendí en esos cursos que la derecha, en la que al final he terminado prescindiendo casi por completo del anular y el meñique.

Esto tiene que cambiar, así que vamos a ponernos manos a la obra. Lo primero que podemos hacer es comprobar cuál es nuestro estado actual. Para ello, os recomiendo este test de mecanografía que mide las palabras que eres capaz de escribir sin fallar en un minuto. Lo mejor es que puedes hacerlo en varios idiomas e incluso publicar tu resultado en Facebook para presumir un poquito.

Captura de pantalla 2015-02-10 a la(s) 10.34.57

¿Serías capaz de detectar cuáles son tus fallos más comunes? ¿Dudas a la hora de teclear algo en concreto? Normalmente los números, las tildes, la puntuación y las palabras que contengan letras poco utilizadas como la K, la X o la Z presentan mayor dificultad. Esto se debe, simplemente, a la falta de costumbre, por lo que podemos deducir que cuanto más practiquemos antes desarrollaremos una buena técnica.

Fijaos en esta captura de pantalla de un programa de un curso de mecanografía:

Captura de pantalla 2015-02-10 a la(s) 16.16.17

En ella se explica qué area del teclado debería corresponder a cada mano y de qué teclas se encarga cada dedo. Como podéis ver, según la teoría no solo deben usarse los meñiques, sino que tienen un área de acción bastante importante. Conozco a mucha gente que pintaría el teclado entero de rosa 🙂

Ahora que ya sabemos lo malísimos que somos mecanografiando y somos conscientes de la falta que nos hace aprender a hacerlo bien, podemos empezar algún curso de mecanografía. Ya os adelanto que es algo bastante tedioso y que lleva horas, pero que al final se agradece. Hay muchísimos cursos y programas disponibles, pero si tienes tantísimas ganas de empezar a aprender que no quieres perder ni un segundo buscándolos, te recomiendo el de ARTypist y sobre todo el de TypingStudy, muy visual y ameno. Ninguno de los dos requiere registrarse como usuario 😉

Espero haberte motivado y que dentro de no mucho puedas fardar de tu nueva habilidad.

tumblr_nf7k7rEYlW1rq7z94o1_400

Recursos para la traducción botánica

Posted by on Ene 30, 2015 in Recursos para estudiantes, Traducción | 0 comments

Recursos para la traducción botánica

Dentro de las diferentes especialidades de la traducción técnica, la botánica puede ser una de las que más ha caído en el abandono. Poco o nada es lo que podemos encontrar en los blogs de traducción sobre esta rama. Como la documentación y los recursos son algo imprescindible para nosotros los traductores, nos hemos propuesto ofreceros una recopilación bibliográfica sobre botánica para conseguir acercaros a ella un poco más.

Algo que nos puede ayudar con la documentación botánica son las guías técnicas de cultivo de cualquier planta y que podemos encontrar en la red. Por ejemplo, en Infojardín podéis encontrar fichas y artículos muy útiles y un foro con una gran variedad de temas sobre cultivo y todo lo relacionado con él. Cabe destacar aquí las páginas webs de algunos viveros. A nivel nacional podemos destacar la página de Flora Ibérica. Allí se recopila la información detallada y bien documentada de las plantas que se encuentran en la Península y las Baleares.

images (7)

En francés hay una a la que llaman la biblia ilustrada del jardín: la encyclopédie des plantes: Jardineries Truffaut. Incorpora todas las técnicas de cultivo y consejos sobre jardinería (Les conseils Truffaut). La página incluye vídeos e información adicional de interés, así como un foro de debate. Para las traducciones francófonas, nos encontramos con el Diccionario de botánica de Pio Font Quer. Además, en la página de la Société Botanique de France encontrarás una lista de artículos pero también de enlaces a otras páginas de interés. En Le réseau des botanistes francophones tienes recursos tanto para formarte y ponerte al día como para resolver tus dudas. Es una página muy completa que incluye una extensa bibliografía.

A destacar como diccionarios, en lengua inglesa se puede utilizar el diccionario Botanical Latin de Stearn. También se pueden nombrar otros muy interesantes como el comparador de textos del que hablábamos hace poco en otra entrada de Reverso Collins con parámetros precisos y de temática muy amplia.

Esperamos desde Traidlation que os haya servido de gran ayuda esta recopilación y como ya sabéis que nos encanta escucharos, os invitamos a comentar la lista y por supuesto también a añadir otros que penséis que pueden ser de utilidad 🙂

Nuevo motor de búsqueda del diccionario Reverso

Posted by on Oct 24, 2014 in Recursos para estudiantes, Traducción | 2 comments

Nuevo motor de búsqueda del diccionario Reverso

reverso-context-logo-for-facebookEn la entrada Diccionarios y glosarios en línea para traductores e intérpretes que publicamos el pasado mes de julio ya hablábamos de motores de búsqueda de traducción, diccionarios y comparadores de textos, pero esta vez nos gustaría hablaros de la nueva herramienta, ideal para traductores, que ha añadido el diccionario en línea Reverso: la reciente incorporación de su pestaña Context.

Es un buscador de traducciones, un comparador de textos de gran precisión. Como bien indica su nombre, su característica más destacada es que abarca una variedad muy amplia de contextos. Las combinaciones de las lenguas de trabajo con las que cuenta son muy diversas, como del español al inglés, al francés y al portugués y también otras combinaciones con idiomas como por ejemplo el alemán,  el italiano y el árabe.

Utiliza multitud de filtros que hacen que la búsqueda sea lo mas precisa posible, detecta las diferencias más sutiles como por ejemplo entre: 《no》 y 《, no?》,  《cambio》 y 《cambió》 o 《Gates》 y 《gates》. Asímismo, hay que recalcar que incluye traducciones que van desde el lenguaje más formal (como el empleado por instituciones europeas o la ONU), hasta otro más informal obtenido del lenguaje empleado en conversaciones de la vida diaria y sacados de subtítulos de películas, series, charlas y documentales.

pix

Diccionario Reverso Context

Cualquier búsqueda incluye las sugerencias más utilizadas y un uso de la palabra en un contexto bastante específico, que incluye además la fuente del texto meta. La aplicación también os permite expresar vuestro acuerdo o desacuerdo con la traducción propuesta con un solo clic. Si encontráis una traducción especialmente buena, podéis incluirla en el Diccionario Colaborativo de Reverso. Además os permite crear un glosario propio clicando en el símbolo matemático de  la suma.

Nosotros ya la hemos probado y nos encanta, nos parece que es una herramienta de trabajo muy útil para los profesionales de la traducción, que nos facilita la labor de búsqueda con la ayuda añadida del contexto. Contadnos qué tal os ha ido a vosotros 🙂

Préstamos lingüísticos y género

Posted by on Sep 17, 2014 in Fenómenos lingüísticos, Gramática, Recursos para estudiantes, Traducción | 0 comments

Préstamos lingüísticos y género

Un préstamo lingüístico es una palabra tomada de un idioma que se traslada a otro sin ninguna adaptación. Los préstamos ya están ampliamente tratados en la web, pero en más de una ocasión me ha surgido la duda con respecto a un matiz de este fenómeno lingüístico: ¿qué hacer con su género?

En algunos casos es tan fácil como conservar el de la palabra en su idioma original. Esta regla podemos aplicarla cuando hablamos de galicismos (palabras procedentes del francés), por ejemplo. Las palabras francesas de género femenino se trasladan al español en femenino (la crèpe) y las de género masculino en masculino (el chef). Sin embargo, no podemos usar esta simple regla cuando la lengua extranjera cuenta con un tercer género (el género neutro, en el caso del alemán) o cuando, simplemente, esa lengua extranjera de la que tomamos el préstamo no hace distinción de género (el inglés).

¿Qué debemos hacer en estos casos? No hay una regla escrita sobre el tratamiento en cuanto al género de los préstamos. El Diccionario Panhispánico de Dudas no cuenta con un artículo dedicado a ellos, pero sí al género. En este artículo no se habla en ningún momento de los préstamos de forma directa, pero sí habla de algo que llama los “sustantivos ambiguos en cuanto al género“:

c) Sustantivos ambiguos en cuanto al género. Son los que, designando normalmente seres
inanimados, admiten su uso en uno u otro género sin que ello implique cambio de
significado: el/la armazón, el/la mar, el/la vodka. Normalmente la elección de uno u
otro género va asociada a diferencias de registro o de nivel de lengua, o tiene que
ver con preferencias dialectales, sectoriales o personales.

Entre los ejemplos que ofrece este apartado se encuentra vodka, un préstamo claro, y el DPD lo trata como ambiguo. El DPD habla de que la elección de uno u otro género para estos sustantivos ambiguos depende de varios factores como el registro, el estrato social o incluso la propia elección personal, dando a entender que cualquier opción está sujeta a la subjetividad y debe ser aceptada. No existe una regla aplicable, por tanto.

Una de las primeras ideas que tuve cuando decidí investigar este tema fue preguntar a la gente. Como ya hice en el artículo de la traducción de términos de repostería he hecho una encuesta, porque me parece fundamental saber qué opinan quienes no se dedican a la lingüística o la traducción. Es importante tener en cuenta que el lenguaje se utiliza en muchos ámbitos, no solo en academias de la lengua, y que los hablantes son, al fin y al cabo, quienes hacen uso de ella y la modifican.

En la encuesta incluí varios de esos sustantivos ambiguos en cuanto al género empezando por selfie, el préstamo que me inspiró a investigar este tema. ¿El selfie o la selfie? ¿Un selfie o una selfie? De entre todos los casos que expuse, este fue el que obtuvo resultados más ambiguos:

elencuesta

Para evaluar justamente los resultados de la encuesta es necesario tener en cuenta que el 90% de los encuestados son hispanohablantes españoles, no latinos. Eso explica la preferencia de los encuestados por EL internet o EL PC, por ejemplo. Si hubiéramos hecho esta pregunta a hispanohablantes latinos, el resultado habría sido distinto, pero igualmente válido. Creo que es a esto a lo que se refiere el DPD cuando dice que la elección del género para este tipo de sustantivos depende de características y reglas no lingüísticas.

La encuesta sigue activa, por supuesto, y os invito a hacerla y comprobar las respuestas.

Aunque estoy de acuerdo con el DPD en que cualquier opción escogida es válida y correcta, me gustaría daros un par de ideas por si en algún momento os surge la misma duda que a mí y os gustaría comprobar y contrastar vuestra elección. La primera forma que se me ocurre de elegir uno u otro género es consultar la palabra en el DRAE. De todas las que sugerí en mi encuesta, el DRAE solo contempla Internet y, como veis, prefiere no mojarse y lo clasifica como ambiguo:

Captura de pantalla 2014-09-06 a la(s) 13.24.44

 

Si no encontráis la palabra que queréis consultar en el DRAE, podríais consultar el CREA o contrastar los resultados que arroja Google para cada opción:

 

Captura de pantalla 2014-09-16 a la(s) 16.40.13

Captura de pantalla 2014-09-16 a la(s) 16.40.01

A partir de ahí sois libres en la elección del género de vuestro sustantivo ambiguo. ¡Suerte! 🙂

Recopilación de recursos para la traducción y la interpretación médica

Posted by on Ago 4, 2014 in Interpretación, Recursos para estudiantes, Traducción, Traducción médica | 0 comments

Recopilación de recursos para la traducción y la interpretación médica

La traducción y la interpretación médica es toda una especialidad dentro de esta profesión. Los textos o discursos de está índole pueden ser muy diversos, desde aquellos que tratan la medicina general hasta otros que se centran en una de sus especialidades. Muchos de los congresos o simposios que se celebran sobre medicina se hacen en inglés y la labor de un intérprete que maneje la terminología específica y tenga conocimiento del tema es fundamental. Como decimos siempre, la documentación y preparación previa son clave en este proceso y por eso hemos pensado en ofreceros, tanto a los devotos de esta rama como a los que de vez en cuando se enfrentan a textos de este tipo,una recopilación de algunos recursos útiles.

TREMÉDICA es la Asociación Internacional de Traductores y Redactores de Medicina y Ciencias Afines. En su página web podéis encontrar información sobre cursos, jornadas, seminarios, másteres… todo tipo de opciones de formación. También disponen de un listado de glosarios y recursos terminológicos bastante amplio. Su revista semestral Panace@ es su “producto más conocido”. El foro de MedTrad es muy popular entre los profesionales que integran este campo.

En la Fundació Dr. Antoni Esteve podemos encontrar Traducción y lenguaje en medicina de F. A. Navarro, especializado en la farmacología clínica. Se puede descargar completo o por capítulos en formato PDF. En Cosnautas, podéis tener acceso online a la última edición del Libro Rojo de F. A. Navarro y a otras obras de especial interés en este campo (la suscripción gratuita a todo el material tiene una duración de tres días de prueba).

En Dialnet también podéis descargaros numerosos artículos de revistas publicados (la mayoría en Panace@) por Blanca Mayor Serrano. Aquí podréis tener acceso a algunos como el de Recomendaciones para la elaboración de folletos de Salud o Necesidades terminológicas del traductor de productos sanitarios, evaluación de recursos.

médico-guarida-bata-blanca-caféOtro material clave necesario para la traducción médica es La redacción del prospecto. Recomendaciones para mejorar su comprensión por ASEDEF (Asociación Española de Derecho Farmaceutico). Del que Blanca Mayor Serrano también tiene un artículo en Panace@ y donde nos da el enlace (hay que registrarse) para descargaros el cuaderno elaborado por ASEDEF.

También quiero mencionar el Manual Práctico de Traducción Médica de Henri Van Roof, aunque no todo son buenas reseñas bibliográficas en la web.

Por último, me gustaría informaros sobre las bibliotecas digitales que podéis encontrar. No todas son de utilidad para esta labor pero para la documentación en general os pueden venir bien algunas como BioMed Central o Free Medical Journals.

Si queréis comentar algo sobre estos recursos o compartir alguno más con la comunidad de traductores e intérpretes, estaremos encantados de leeros en los comentarios 🙂

Diccionarios y glosarios en línea para traductores e intérpretes

Posted by on Jul 21, 2014 in Interpretación, Recursos para estudiantes, Traducción | 5 comments

Diccionarios y glosarios en línea para traductores e intérpretes

Cuando nos hablan de diccionarios que son fantásticos, los traductores e intérpretes siempre nos miramos con recelo (RAE: temer, desconfiar, sospechar) y pensamos «eso tengo que verlo yo con mis propios ojos». Y es que tenemos nuestras razones para desconfiar de cualquier diccionario bilingüe y con más ahínco o razón si se trata de un diccionario en línea. Estoy segura de que muchos profesionales ya conocen todos o la mayoría de los diccionarios, glosarios o tesauros que voy a proponer pero me parecía de utilidad para los que ahora se enfrentan por primera vez a una asignatura de traducción general o especializada o de interpretación.

IATE  es el diccionario temático y de tesauros por excelencianea de nuestro buscador. 

La base de datos terminológica de las Naciones Unidas, Uniterm.  Su amplitud temática y de lenguas hacen de él un recurso imprescindible dentro de la carpeta de enlaces de diccionarios en línea. Recopila numerosas entradas de la organización que se actualizan diariamente por sus miembros. Sin embargo, solo dispone de seis de las lenguas oficiales de la ONU: español, inglés, ruso, chino, árabe y francés. 

Europeana es uno de los recursos menos conocidos y proliferados. Abarca una variedad amplia de lenguas europeas, entre ellas, el vasco o el catalán. Es un buscador europeo que recopila vídeos, textos, imágenes y sonidos con información detallada de cada documento.

Merrian Webster, además de ser una enciclopedia británica, es también una fuente de tesauros que incluye un diccionario científico-médico. Incorpora además el símbolo de un altavoz para conocer la pronunciación de cada término

En el siguiente enlace encontraréis una multitud de glosarios terminológicos muy útiles para intérpretes de conferencias. Tenéis que tener cuidado y comprobar muchos términos porque algunos de esos términos se encuentran en otras variedades del español que pueden presentar diferencias. Los temas que encontraréis abarcan un amplio abanico, cada uno presenta distintas opciones para las lenguas. 

Otros a mencionar son: 2lingual, los textos comparados de Linguee, los foros de Proz o el diccionario inglés Reverso Collins. Aquí también aparece una buena recopilación muy variada y completa de recursos online. Si queréis compartir otros recursos útiles para traductores e intérpretes, dejadnos un comentario 🙂

Traducción de la literatura X

Posted by on Jul 16, 2014 in Recursos para estudiantes, Traducción | 2 comments

Traducción de la literatura X

Hace tan solo unos años parecía impensable hablar de libros eróticos, comprar uno o incluso verlos en las estanterías de las librerías de mayor variedad. Hoy en día, la industria erótico-pornográfica ha disparado sus ventas y se innova por momentos. Parece que uno de los empujes internacionales a la literatura erótica que ha hecho que se difunda de manera internacional ha sido el best seller de la trilogía de Cincuenta sombras de Grey, de la británica E. L. James.

“La serie ha vendido 31 millones de copias en todo el mundo, y los derechos del libro han sido vendidos en 37 países, estableciendo el récord como la edición de bolsillo de ventas más rápida de todos los tiempos, superando a la serie de Harry Potter. La novela ha conseguido críticas mixtas” (Wikipedia).

Aún así, esto no deja de ser una literatura algo suave para el género en sí mismo. No es lo mismo hablar de literatura romántica que de erótico-pornográfica. La palabra tabú y erótico van muy de la mano y esto ve reflejado sus problemas en la traducción de este tipo de obras.

En las traducciones, la tónica hasta ahora ha sido suavizar el tono, eliminar fragmentos, manipularlos... Este campo no ha contado con los recursos necesarios, la falta de equivalentes en la lengua meta así como la documentación era conceptos que brillaban por su ausencia. Es difícil encontrar en los diccionarios la connotación erótico-pornográfica del término que estamos buscando o una gran variedad lingüística de la terminología específica empleada. Estos problemas traductológicos nos llevan a elegir entre diferentes opciones como  la extranjerización o la domesticación de la palabra empleada por ejemplo. Además, la creatividad del traductor también juega un papel importante como formadora de nuevos vocablos o expresiones

Como posibles vías a estos problemas sobre léxico aquí os dejamos una pequeña recopilación de opciones de formación y documentación de interés profesional para traductores e intérpretes sobre este género.

  • Inglés para pervertidos de Venus O’Hara, Editorial Grijalbo, 2013.
  • Diccionario del Sexo y el Erotismo de Félix Rodríguez González, Editorial Alianza, 2011.
  • Diccionario Gay-Lésbico de Félix Rodríguez González, Editorial Gredos, 2008.

 

Es imperativo incluir aquí a ETEP (Estudios de Traducción en el Erotismo y la Pornografía). El grupo ha creado en su página web un blog y un foro participativo para “profesionales de la traducción en la industria erótico-pornográfica”. El grupo ETEPIANO ofrece cursos de formación en línea con una duración de dos meses y un total de 80 horas gestionados por la empresa Trágora Formación. Como último apunte os dejamos el enlace al video promocional de Trágora Formación y un interesante artículo de Scherezade Surià relacionado con la literatura erótica y el lenguaje en su blog En la luna de Babel.

 

Curso traduccion literatura erotica from Elena Fernández Luna on Vimeo.

 

 

La repostería y su traducción: ¿cupcake?

Posted by on May 27, 2014 in Traducción | 5 comments

La repostería y su traducción: ¿cupcake?

¿Cómo traduzco al español cupcake? ¿Y muffin? ¿Debería optar por pastelito o magdalena o puedo mantener el término original como siempre se ha hecho con los brownies? Con bastante frecuencia he sido testigo de diversos debates en foros de traducción en torno a la traducción de ciertos términos culinarios. Ya hablé en otra ocasión de la traducción gastronómica en general, pero tanto esos debates como algunas traducciones ya publicadas en las que se incluyen esos términos me llevaron a plantearme escribir esta entrada.

Se me ocurrió la idea de hacer una encuesta para conocer la realidad del término cupcake: preguntar entre varios grupos de edad si lo conocían y sabían a qué hace alusión. Después pensé que podía ampliar un poco la encuesta y finalmente me decanté por cinco términos. Todos ellos pertenecen a un campo especializado como es el de la gastronomía y, más concretamente, la repostería, muy de moda en la actualidad.

Estos son los cinco términos que escogí (acompañados de fotos para aquellos que no sepáis muy bien de qué estoy hablando):

 ide-as_cupcake12 Brownie-con-heladoMuffin_NIH86-Bagel-Queso-Salmon3cake-pops-3-120545_L
CupcakeBrownieMuffinBagelCakepop

Y os presento a continuación los resultados de la encuesta (haz clic en la imagen para verla más grande):

resultados

La muestra no es muy amplia (10 encuestados de cada grupo), pero creo que aun así la encuesta es significativa. Como veis, en casi todos los casos se repite la misma secuencia: la respuesta afirmativa se da más entre los más jóvenes y desciende de forma gradual. El caso de bagel es especial. Los únicos que respondieron que sí sabían lo que es un bagel correspondían al tercer grupo de edad.

La principal conclusión que sacamos de la encuesta es que los términos en inglés son más familiares para los jóvenes que para los adultos. Esto tiene sentido. Pero además, yo deduzco que esa norma se debe también a que son esos jóvenes quienes conocen la realidad conceptual a la que se refiere el nombre. Es decir, no han respondido afirmativamente a la pregunta de si conocen estos términos porque hablen inglés mejor que los adultos, sino porque están familiarizados con esa realidad conceptual que muchos adultos no identificarían siquiera mostrándoles una foto.

Esto me lleva a mi primer argumento a favor de mantener el término original a la hora de plantearse si traducir estos términos al español y cómo hacerlo. Creo que es importante tener en cuenta a qué público nos dirigimos cuando hablamos de cupcakes o muffins. Seguramente, quienes se sientan atraídos por el programa televisivo Guerra de cupcakes, por una receta en la que se explica cómo prepararlos o por comprarlos en una pastelería ya conocen el producto. Y si lo conocen, es más que probable que cupcake les diga mucho más que pastelito.

En segundo lugar, estos no son casos novedosos o únicos. Debido a la globalización, llevamos mucho tiempo adoptando términos en otros idiomas por su dificultad de traducción. Principalmente, esa dificultad se debe a que el objeto referencial sencillamente no existe en la cultura de destino y es imposible asignarle un equivalente.

Podemos tomar como ejemplo el caso de los kebabs o incluso el de los donuts. Pensemos en el primer caso: ¿creéis que cuando abrieron los primeros restaurantes que ofrecían esta comida alguien conocía el término kebab? ¿A cuánta gente conocéis que no entienda hoy en día a qué nos referimos cuando utilizamos ese término? El segundo es más drástico; yo, en particular, conozco a poca gente que utilice berlina o rosquilla en lugar de donut. Partimos de un significante en inglés (doughnut) que una empresa española dispuesta a comercializar el producto decide adaptar al español basándose en la fonética y donut termina convirtiéndose en una palabra más de nuestro vocabulario cotidiano. ¿No pensáis que esto podría terminar sucediendo con los cinco productos de los que hemos hablado? Bajo mi punto de vista, el tratar de buscar un equivalente a un producto desconocido en una cultura determinada no tiene sentido.

La próxima vez que os salga un término de repostería en una traducción, recordad que es interesante que la idea llegue plenamente al receptor, pero que un kebab no es lo mismo que un bocadillo ni un muffin lo mismo que una magdalena. ¿Terminaremos utilizando todos los neologismos de arriba? El tiempo lo dirá. De momento, espero en los comentarios un debate tan activo como el que he visto en otros foros. 🙂