Falsos amigos entre hablantes del mismo idioma

Abr 12, 2016 by

Falsos amigos entre hablantes del mismo idioma

¿Por qué escribo esta entrada? Porque me ha pasado estando en Colombia que uno dice una expresión con toda naturalidad y produce caras de sorpresa o simplemente una carcajada general. Y es que dentro del mismo idioma hay diferencias geolingüísticas y esto es una realidad conocida por todos que ocurre incluso dentro mismo país. Todavía recuerdo el día que yo andaba por Madrid y me dijeron “vamos a tomarnos unos minis” y mi respuesta fue “yo chupitos no bebo”, cuando lo que me querían decir traducido al andaluz sería “vamos a tomarnos unas macetas”, es decir, justo lo contrario de lo que yo entendí.

Obviamente, la comunicación entre un español y un colombiano es entendible en un 99,9% gracias al contexto aunque usemos palabras distintas. Si alguien me dice “Dale, no tengo lío” yo entiendo en mi cabeza “vale, no hay problema” o, por ejemplo “no tengo afán”, pues mi Google Translator mental me dice “no tengo prisa” y nadie hace un mundo de eso. Pero hay ciertas palabras que han evolucionado su significante de forma opuesta y en eso se centra esta entrada. Aviso de que estas situaciones suelen pasar cuando se usa el lenguaje coloquial porque a nivel estándar todo está, valga la redundancia, más estandarizado.

Por todos es conocido la diferencia del uso del verbo “coger” entre ciertos países de Latinoamérica (en especial Argentina) y España. Nos sigue haciendo gracia porque aquí somos todos muy maduros y la conocemos, pero siempre es bueno echarse unas risas, pues para eso estamos. Empecemos.

A modo de anécdota os puedo contar historias que de verdad han pasado, al menos por mi cabeza. Resulta que “¡Qué pena!” no significa “¡Qué tristeza!”, sino “Lo siento” o “¡Qué vergüenza!”. También os puedo contar que la primera vez que me dijeron “Te provoca un café” fue muy gracioso, porque por un segundo me quedé pillada pensando “¿Con un café? ¿Me vas a provocar con un café? Pero… qué gustos sexuales más raros tenéis aquí, ¿no? Yo que sé, puestos a provocar que sean chocolate o fresas, algo más afrodisíaco”. Sin embargo, al instante comprendí por el contexto que querían saber si me apetecía un café. También se dice “Me regalas…?” para pedir algo a un camarero o a alguien en una tienda. Muy distinto, como veis, de lo que entenderíamos los españoles con esta expresión.

CACAO

Imagínate que yo estaba hablando de mi experiencia como profesora de inglés con otro español y, refiriéndome a mis alumnos, dije: “Tienen un cacao muy grande”. Cualquier español habría entendido “tienen un lío mental muy grande”. ¿Qué entendió mi compañero de piso colombiano ahí muerto de la risa? Que tenían un pene muy grande.

GUAPO o GUAPA

Español de España “bonito, hermoso”; en Colombia, “valiente”.

CUCA

Si, soy de esas personas que usan esa palabra, no me juzguéis si no queréis ser juzgados, forma parte de mi idiolecto, soy feliz diciendo esa palabra, a mí me gusta. ¿Qué significa en Colombia? Es una tipo de galleta, hasta ahí todo bien. ¿Cuál es el otro significado? Vagina, otra vez, las risitas están servidas.

 cuca colombiana

APENAS

¿Qué pasa si dices “Tío, tengo X dinero para salir” y te responden “Apenas”? Yo no sé tú, pero yo entro en pánico y le pregunto a mi amigo si me presta el dinero que me falta, hiperventilo, etc. Aquí en Colombia, resulta que “apenas” significa “en la justa medida”, que “bien”, que “estupendo”, que “no necesitas más”. Pues eso…

COLA

Yo creo que gracias a las canciones de reggaetón, o por desgracia, todos conocemos el significado de cola en Latinoamérica: culo. Allí está muy mal visto usar la palabra culo, así que si eres español y andas por allí, evítala: di cola. No tengo que ponerme a explicar ahora lo que significa cola en lenguaje coloquial en español… De hecho, en Colombia a los “pantalones push-up” también se les llama “levanta cola”.

Si os interesa el tema, aquí tenéis un diccionario online informal que explica el significado de algunas palabras coloquiales latinoamericanas y concreta en qué país se usan: http://www.asihablamos.com/

¡Esto ha sido todo! Hay muchas más palabras pero estos son solo algunos ejemplos. Gracias por leernos y, si conoces más ejemplos de este tipo, ya sea en otros países o dentro de España, nos encantaría que comentaras.

Mª Carmen Velasco

Mª Carmen Velasco
Licenciada en Traducción e Interpretación & Humanidades con itinerario ELE. Inglés y francés. Interesada en la literatura y la enseñanza del español. De pequeña leía mucho a Mafalda, y así he acabado.

Related Posts

Tags

Share This

6 Comments

  1. Divertido artículo, permite apreciar la riqueza semántica del castellano ( ¿o debo decir español?), más interesante aún leído desde Andalucía, donde somos tildados de malhablantes(¡qué pobreza argumental!). Por cierto, qué significa pararse, según qué lugar? Enhorabuena.

    • Mª Carmen Velasco

      Gracias por tu comentario y sí, buen apunte, pues el verbo “pararse” también tiene distinto significado en ciertas partes de Lationamérica. Si te dicen “párate” no es que te detengas sino que te levantes. Si, que en Andalucía hablemos rápido y con una variedad lingüística muy característica no significa que hablemos mal sino, al contrario, contribuimos a la riqueza y la cultura del lenguaje añadiendo matices, palabras y significantes. Un abrazo.

  2. ANA SOCORRO

    Un mes residí en Lima y a veces me costaba hacerme entender. El erupto era un chanchito y el culo también le decían popa.
    Lo más llamativo era que no utilizarán tantas palabras malsonantes como los andaluces, como yo.
    Jalar me llamó mucho la atención. En vez de tire(cómo se pone en las puertas) ponía Jale, hasta en la puerta de una iglesia a la que fui estaba escrito.
    Ah, y en vez de STOP, PARE.
    Me ha parecido el artículo muy interesante y divertido.

    • Mª Carmen Velasco

      Gracias por tu comentario y por agregar palabras a esta lista 🙂

  3. ¡Chévere entrada, gracias! Como joven estudiante en Madrid, antes de enamorarme de mi ecuatoriano, nunca imaginé que dejaría de ser guiri y me convertiría en gringa, que algo dejaría de ser guay y se haría chévere, que ya no iba a sufrir de resaca sino de chuchaqui. Aquí en Ecuador uso la forma de ustedes con una facilidad que nunca imaginé posible. Aquí me subo al carro, uso la computadora y vivo en un departamento. 🙂

    • Mª Carmen Velasco

      Gracias a ti Sally por leernos y añadir más información tan bacana jajaja. Esperamos que te vaya bien en Ecuador y aprendas más diferencias tan divertidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: