Renovarse o morir: los préstamos en el español. Los Italianismos.

Nov 7, 2013 by

Renovarse o morir: los préstamos en el español. Los Italianismos.

Hoy estaba reflexionando sobre la cantidad de palabras y frases que utilizamos cada día sin saber nada sobre ellas más allá de su significado (y a veces hay quien incluso ni eso) y me ha hecho sentir que la típica frase de: ¡Bah, déjalo, que no sabe lo que dice! es más real de lo que pensaba. Por ello, con la simple intención de satisfacer un poco de curiosidad o de aprender algo más, que bajo mi punto de vista nunca está de más, o simplemente para poder hacernos los interesantes/pedantes (italianismo, antiguamente maestro que iba de casa en casa) con nuestros amigos y familiares, desde Traidlation hemos tenido la idea de hacer una serie de artículos sobre extranjerismos, préstamos de otras lenguas que enriquecen al español. Esperamos que os resulte interesante o que al menos sirva para poder decir “¿sabías que esa palabra que acabas de decir es un italianismo/anglicismo/lusismo…?”.

Las lenguas están en continuo cambio y evolución (ya sabéis, renovarse o morir). El español de hoy no es el español que hablaban nuestros abuelos, y en esta evolución tienen mucho que ver por un lado los hablantes, muy poderosos, que son quienes fijan y cambian la norma con su uso o desuso del lenguaje. Por otro lado y muy relacionado con lo anterior tenemos los neologismos, es decir, “todo vocablo, acepción o giro nuevo en una lengua”. Dentro de los neologismos encontramos diversas clasificaciones y recursos de creación de nuevas palabras, pero nosotros nos vamos a centrar en los extranjerismos y préstamos.

Los extranjerismos son naturales en todas las lenguas (no existen lenguas puras, pero sí corrientes puristas entre los lingüistas). Estas se enriquecen con ellos llenando sus vacíos de designación. Sin embargo, no todo es de color de rosas y también pueden empobrecer el lenguaje si se hace un uso excesivo de ellos, es decir, si se introducen términos que en la lengua origen ya existen para designar una realidad (el ejemplo de táper -aunque no aceptado por la RAE – y fiambrera sin ir más lejos… Porque, a día de hoy, ¿quién usa la palabra fiambrera? Ni nuestras madres…). Dentro de los extranjerismos encontramos dos clasificaciones: calcos (el significado de una palabra extranjera se introduce mediante la traducción de la misma) y préstamos (extranjerismos incorporados y adaptados al sistema). Sin más dilaciones os voy a hablar de los Italianismos en el español.

Aunque los italianismos presentes en nuestra lengua no son especialmente llamativos y en muchas ocasiones nos puede llegar a parecer que no son claros extranjerismos debido a su forma y pronunciación, lo cierto es que existe un gran número de ellos. Es verdad que muchos de ellos pueden no parecerlo, ya que ambas lenguas provienen del latín, y muchas de las palabras italianas que nos son préstamos provienen del mismo latín, pero tenemos que tener claro que no sufrieron la misma evolución: el español se desarrolló a partir del latín vulgar y las lenguas de los pueblos prerrománicos actuaron como lenguas de sustrato dejando su huella única y particular que marcó la diferencia.

Los italianismos en nuestra lengua no suponen un proceso moderno, aunque este proceso dura hasta hoy en día. Esto es, en cierto modo, gracias a la proximidad de Italia y gracias a la presencia de la prensa y los medios de comunicación. Existen desde la Edad Media, y es que las relaciones comerciales-marítimas de italianos (genoveses, florentinos, etc.) en tierras españolas desde el siglo XII aportaron numerosos términos italianos o, mejor dicho, palabras de las lenguas/dialectos italianos ya que no existía el italiano tal y como hoy lo conocemos.

Emblemas_heráldicos_de_los_reinos_de_Aragón,_Nápoles_y_Sicilia

 

De estas relaciones comerciales marítimas, el español adoptó términos comerciales y marineros como chusma (de ciurma),  fragata, brújula, piloto, florín, saldo, brocado. Además, a partir del siglo XIII, el contacto italo-español creció. La corona catalano-aragonesa fue la primera en este proceso de “conquista”, de presencia militar o dominación española en Italia que duró hasta el siglo XVIII y que llevó a territorios como el Ducado de Milán, los Presidios de Toscana y los reinos de Nápoles, Sicilia y Cerdeña a depender de la monarquía hispánica. Durante la época de la “Italia española” ganamos no solo territorios, sino también varios términos militares; así los ejércitos españoles asaltaron murallas (de muraglia), dieron a la voz de alarma (allarme) y siguieron la orden de atacar (attaccare). Aunque no todo fueron grandes batallas, ya que hubo también alguna que otra escaramuza (scaramuccia). Comenzamos a llamar centinela (sentinella) al soldado de guardia, coronel (colonnello) a los superiores del ejército y bisoño (bisogno) a los nuevos soldaos, los principiantes. A principios del XVII se difunde una nueva arma, la escopeta (schioppetto), que se une a la utilizada  desde al XVI al XVIII, el mosquete
(moshetto). Condotiero (condottiere- soldado mercenario), bastion (bastione), carroza (carrozza), foso (fosso), posta, postillon, esbirro,escolta… Además, de la geografía de los terrenos conquistados aprendimos fenómenos geológicos como lava, gruta y terremoto.

HM1u3oa01p05e02El contacto español en Italia durante estos siglos fue enorme, así que no nos debe extrañar que el español cogiera prestados tantos términos de la lengua de Dante. No debemos olvidar la presencia española no solo en Italia sino también en el Vaticano y en Roma con la presencia de la familia Borgia (los Borja originalmente). Otro factor cultural muy importante fue el renacimiento italiano, único en el mundo y que nos dejó numerosos términos en el ámbito de las artes y la arquitectura: escarzano (arco escarzano), escorzo, claroscuro, facha/fachada, estuco (stucco), óleo, tempera, terracota, brocha, archivolta, arquitrabe, balcón, parapeto; de la literatura: soneto, silva, novela, terceto; y de la música: dueto (duetto), soprano, mezzosoprano, ópera, a capela (a cappella), concierto, in crescendo, pianoforte/piano, adagio, ritornelo (ritornello-estribillo), aria, cantata, batuta, da capo (daccapo), tenor (tenore), contrabajo (contrabasso), serenata, tempo, partitura, grupeto…

Encontramos también un buen numero de italianismos en lo referente a las cualidades-relaciones-acciones humanas, el vocabulario más cotidiano o el relacionado en algún modo con elementos de la vida italiana propia de algún momento histórico como estrafalario, estropear, curioso, cortejar, canalla, capricho, fiasco (llevarse un fiasco), charlar, charlatán, bufón, carnaval, cucaña, festejar, cabalgata, capricho, pista, tómbola, graffiti, rotonda, chaleco, jornada, glorieta, grotesco, boletín, góndola, piñata, capo, mafia…

618721La gastronomía es otro de los campos con mayor número de términos prestados, ya que la cocina italiana es conocida mundialmente y quizás la mas imitada: pizza, espagueti, capuchino, ñoquis, lasaña, cucurucho, birra (aunque no incluida en la RAE se usa bastante, sobre todo coloquialmente), canelones, raviolis, ossobuco, carpaccio, mozzarella…

Actualmente, el flujo de italianismos es mayor que en siglos anteriores. Esto se debe, como os decía anteriormente, a que los medios de comunicación y el mundo globalizado en el que vivimos suelen fomentar el intercambio, préstamo o calco de algunos términos; por ejemplo, en la prensa deportiva se acuñó el termino cassanadas usado como cassanate por la prensa italiana (en concreto, por parte del por aquel entonces entrenador de la Roma, Fabio Capello) para referirse a las travesuras de dicho jugador, Antonio Cassano. Con la llegada de dicho jugador a tierras españolas para jugar en el Real Madrid, la prensa española inició a usar el término. A la prensa deportiva podemos ver poner en uso mucho préstamos o calcos , como la azzurra para llamar a la nacional italiana, calcio para hablar del fútbol italiano, tifo y tifosos para referirse a los simpatizantes de cierta esquadra (equipo)… Hasta el mismo verbo empatar es un italianismo. También a lo medios, al cine en este caso, debemos un término tan común como paparazzo/i , que denomina a los fotógrafos de la prensa rosa. Este término surge gracias al personaje Paparazzo de la película italiana del célebre Federico Fellini “La dolce vita”, de la cual no hemos obtenido solo la palabra paparazzo si no también el nombre de la propia película como frase para describir el estilo de vida reflejado en ella y una época en sí.

la-dolce-vita-1

Aunque los italianismos utilizados en la península ibérica son numerosos como habréis podido comprobar (existen muchos más aparte de los citados en este artículo), también en Latinoamérica, debido a la alta inmigración italiana a aquellas tierras, existen muchísimos más italianismos y calcos del italiano. Se utilizan, incluso, palabras italianas puras, sobretodo en el habla coloquial y en el llamado dialecto rioplatense. Argentina, Urugay o Chile, son países con un altísimo numero de italianos y descendientes de italianos. Algunos ejemplos son estufo (stufo, para cansado, harto), cazzo (carajo), puzza (peste), bochar (aplazar un examen- de bocciare/essere bocciato- suspender), camorra (nombre de la mafia napolitana usado como pelea), manyiar (mangiare – comer), raconto (racconto de raccontare – contar, reatar un hecho), feta (fetta-loncha), etc. Son realmente muchísimos.

Para finalizar, debéis saber que no fuimos los únicos en aprovechar los acontecimientos históricos para tomar prestados un buen número de términos, y es que de este mismo acercamiento cultural-histórico los italianos recopilaron e insertaron en su lengua un buen número de “ispanismi”, siendo el dialecto napoletano, lógicamente, quien acoge un mayor número de ellos. Algunos hispanismos: regalo, vigliacco, guerriglia, casco, picaro, imbarazzo…

Muchas veces, los préstamos no duran en el tiempo y sobreviven solo a una época o a un determinado campo/contexto. Otras veces, el significado no se mantiene igual y cambian algunos matices o por completo respecto al significado de la palabra original, aunque como veis muchas otras veces llegan a nuestros días.

Espero que os haya gustado, o al menos que no os haya aburrido este artículo. Si os interesa el tema o tenéis curiosidad en saber sobre los hispanismos en el Italiano no dudéis en dejarnos un comentario o enviarnos un mensaje y me pondré manos a la obra. Y para despedirme, ¿qué mejor palabra que un italianismo de lo más contemporáneo? ¡Chao a todos!

Silvia Fernández

Licenciada en Traducción e Interpretación & Humanidades. Inglés e italiano. Lo mío es la intermediación cultural y relaciones internacionales, la historia, el arte, la moda… Una soñadora nata. Italiana de adopción.

13 Comments

  1. chiara

    Hola, este artículo es muy interesante y me ha gustado mucho. Estoy haciendo una búsqueda sobre “Los hispanismos en el napolitano” para mi tesis. Soy una estudiante italiana de español e inglés. Podría pedirte por favor, si conoces algunos textos (artículos de revistas filológicas y/o lingüísticas, ensayos, manuales) en español que hablan de este tema. Gracias.

    • Silvia Fernández

      Hola Chiara, muchas gracias por tu interés. Perdona el retraso de mi respuesta (estoy de viaje por tu tierra). Estaré encantada de ayudarte en todo lo que pueda, ¿Qué te parece si seguimos en contacto por e-mail? Un saludo.

      • chiara

        Hola Silvia, muchas gracias por tu ayuda. Sí, tienes razón. Es mejor que seguimos en contacto por e-mail. Este es mi correo electrónico: pinkpiggy@hotmail.it Gracias todavía. Un saludo.

  2. Que importante artículo esto me servirá para mi clase de prestamos lingüísticos , estoy haciendo una investigación de italianismos en el idioma español, que se hayan adaptado recientemente, ojala y puedas ayudarme gracias

    • Silvia Fernández

      Hola Silvana, perdón por responderte tan tarde, me alegro mucho de que este artículo pueda servirte de ayuda. No dudes en ponerte en contacto conmigo por si hay algo con lo que pueda ayudarte. Un saludo.

  3. Arturo

    Hola, Silvia. Soy profesor de lengua y literatura en un instituto. Me ha encantado tu artículo, que utilizaré como base para algún trabajito con los alumnos, con tu permiso y citando la fuente, por supuesto. Gracias.
    Arturo

    • Silvia Fernández

      Hola Arturo, me alegra muchísimo que te haya gustado mi artículo. Tienes por supuesto permiso para utilizarlo en clase,es más, para mí sería todo un orgullo que un profesor lo encuentre tan útil como para usarlo en clase y mencionarlo a sus alumnos. Gracias a ti por leernos, espero que sigas pasándote por el blog y que a tus alumnos les guste el trabajo que acabes elaborando para ellos.

      Un saludo,
      Silvia

  4. Martina

    Hola Silvia! Soy Martina, una estudiante italiana de Traducción e Interpretación , Inglés y Español.
    Estoy escribiendo mi tesis sobre “Los italianismo en la lengua española” y me ha gustado muchisimo tu artículo, creo que es muy interesante.
    Por eso te pido ayuda : por favor ¿conoces o tienes otros artículos, publicaciones, textos o manuales que podría utilizar para mi trabajo?
    Muchas gracias por tu atención.

  5. Ericn

    Hola silvia me ha encantado me servira para una clase muy buena tu prestamo me encanto

  6. José Enrique gomez heredia

    Hola soy pensionista desde el 2007 y cobro 1100 euros al mes con 14 pagas al año necesito 10000 euros urgente antes del día 1 de julio urgente por favor póngase en contacto conmigo gracias

  7. José Enrique gomez heredia

    Hola soy pensionista desde el 2007 y cobro 1100 euros al mes con 14 pagas al año y necesito 10000 euros urgente pará pagar a unos vecinos gracias por todo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: