Fenómenos lingüísticos II: falsos amigos

Abr 24, 2014 by

Fenómenos lingüísticos II: falsos amigos

Falsos amigos. Ya sabemos a lo que vamos. Todos los conocemos y muchas veces caemos atrapados por el mal uso de estas palabras. Sin embargo, además de hablar sobre los falsos amigos y de qué son, nos gustaría prestar especial atención a los falsos amigos del inglés que están comenzando a contagiarse al español con la forma de una traducción literal que poco tiene que ver con su significado original. ¿De dónde viene esta tendencia? ¿Por qué se produce con tanta frecuencia cuando hablamos, con tanta que casi ya hemos perdido el norte y no sabemos si los estamos usando bien o no? Para hablar de todo esto hace falta aclarar primero qué significa eso de «falso amigo». No hay que confundirlos con el «calco», otro fenómeno lingüístico muy parecido pero no equivalente, del que quizás hablemos más adelante.

El diccionario de uso del español de María Moliner define falso amigo como «palabra o expresión de una lengua extranjera que por ser muy similar a otra de la lengua propia puede ser interpretada incorrectamente».

Como vemos, se produce una mala interpretación del significado de la palabra en su idioma original, en este caso el inglés, y luego se usa con ese sentido sin tener en cuenta que ese no es su significado real. Estos falsos amigos se han introducido de una manera silenciosa en nuestro vocabulario, de una manera casi tan invisible que nos cuesta la misma vida darnos cuenta de que no significan lo que creemos que significan y los estamos usando mal. Muchas veces incluso hace falta mirar el diccionario para cercionarnos de que tenemos una idea equivocada sobre esas palabras. La pregunta es, por lo tanto, cómo han llegado a invadir nuestro cerebro de esta manera. Muchos de estos invasores son conocidos y utilizados por todos:

  actually_actualmente eventually_eventualmente

(Pincha en las imágenes para verlas más grandes)

Es importante que tengamos en cuenta que estos errores no son simplemente fallos que pueden llevar a situaciones anecdóticas, sino que nos permiten estudiar la relación que existe entre ellos y el aprendizaje de otra lengua, de manera que van mucho más allá del mero desconocimiento de la lengua. Están estrechamente relacionados con el aprendizaje de segundas lenguas y con cómo se va estructurando esa misma lengua en nuestro cerebro conforme vamos aprendiendo. Las palabras que vamos adquiriendo del nuevo idioma se van registrando mediante asociaciones en nuestra mente, de manera que se establecen relaciones semánticas entre la lengua materna y la segunda lengua. En este momento es cuando puede comenzar a producirse una mala asociación que lleve al uso de un falso amigo. Como bien define María Moliner, el falso amigo se basa en la semejanza entre el término en inglés y la lengua materna (eventualmente-eventually). Esta asociación nace en las primeras etapas del aprendizaje, durante las cuales se intenta establecer una conexión entre lo conocido, nuestra lengua, y lo desconocido, la lengua extrajera. Además, si esta asociación se refuerza mediante el contagio externo, los hablantes se van impregnando de ese mal uso de los términos y se va reforzando la asociación mental que construye el lenguaje. En resumen: nos acostumbramos a oírlos tanto que nos parecen correctos.

Como veis, parece que los falsos amigos son fenómenos que no se pueden evitar, al menos durante las primeras etapas de aprendizaje lingüístico. Hacen falta muchos años y un diccionario a mano para darse cuenta de que los estamos usando mal, aunque también hay quien argumenta que la lengua evolucionará adaptándose a los hablantes y que pronto estos falsos amigos dejarán de serlo y se integrarán en nuestra norma. ¿Qué pensáis vosotros del tema?

 

Natalia Martínez

Licenciada en Traducción e Interpretación & Humanidades. Inglés y francés. Me atraen la localización, la traducción audiovisual y literaria y las relaciones internacionales. Tengo una capacidad especial para hacerme fan de todo en dos segundos y eso muchas veces es un problema. Engullir libros es mi droga diaria.

LinkedIn 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: