El traductor y la historia: el traductor en los conflictos internacionales. Una breve introducción

Sep 26, 2013 by

El traductor y la historia: el traductor en los conflictos internacionales. Una breve introducción

Esta es la primera entrada sobre el traductor y la historia. El traductor, el intérprete. Esos desconocidos. Esta primera parte de la saga se va a centrar en el tema Traducir e Interpretar: guerra y paz. No temáis, habrá más partes como Traducir e Interpretar: ancha es Castilla o Traducir e Interpretar: peacekeeping operations. 

Normalmente cuando pensamos en los traductores jamás se nos ocurre pensar en el papel que estas figuras tuvieron a lo largo de los conflictos más importantes de la historia, sobre todo durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, cuando las confrontaciones alcanzaron un nivel internacional que necesitaba ciertas figuras presentes como los traductores y los intérpretes y que desempeñaban actividades que iban mucho más allá de la de eslabón comunicativo entre dos lenguas. La comunicación y el lenguaje tuvieron un papel fundamental a distintos niveles, como son la efectividad operacional, la comunicación en el frente y sobre todo, en la paz y el mantenimiento de la misma. SÍ. Los traductores e intérpretes no solo son y fueron útiles para el desarrollo de la guerra, sino que también son esenciales para la paz y su mantenimiento.

Estoy segura de que nunca se os ha ocurrido pensar que en las guerras, en ambos bandos, había traductores e intérpretes trabajando como un soldado más, sobre todo en los conflictos internacionales del siglo XX como ya hemos dicho. Los traductores eran necesarios para comunicarse no solo con los civiles, que normalmente hablaban otro idioma distinto al del ejército en cuestión (pensad en la invasión americana a partir de 1944 en Francia y os haréis una idea), sino que también eran importantes a nivel de comunicación entre los distintos bandos que intervenían en el conflicto. Es normal que estéis pensando en la imagen de guerra que todos tenemos en la cabeza, en la que ambos bandos son enemigos a muerte y no se dirigen la palabra durante todo el conflicto. Siento destrozar esta romántica idea sobre la guerra, pero los conflictos modernos también pasaban por fases de negociaciones donde la figura del traductor o el intérprete intervenía como si de un diplomático se tratase y era muchas veces clave para el entendimiento de los contendientes. 

Además, otro de los aspectos interesantes del traductor dentro de los conflictos modernos es su poder como elemento estratégico. Con el desarrollo de las estrategias de guerra modernas y los avances técnicos gracias a la Revolución Industrial, la electricidad, la radio y otros aparatos como el teléfono pasaron a formar parte de los conflictos bélicos. Esto quiere decir que la transmisión y la comunicación entre el frente y los puestos de mando o entre distintos batallones se realizaban utilizando estos aparatos. Por tanto, con los aparatos adecuados, el bando enemigo podía captar con facilidad las comunicaciones del otro bando, interceptar información y sobre todo, enterarse de los movimientos del enemigo y de las estrategias que planeaba seguir. Es decir, que la información de las transmisiones era bastante importante para la estrategia de los enemigos si estos sabían cómo captarla. ¿Y quién mejor que un traductor para sentarse ante la radio y traducir la información del bando enemigo?

Estaréis de acuerdo en que el papel de los traductores en los conflictos internacionales va mucho más allá de lo que la mayoría esperábamos. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) llegó a existir incluso una agencia de inteligencia, the Allied Translator and Interpreter Section (ATIS), formada por Estados Unidos y Australia que se encargaba específicamente de interceptar las comunicaciones de Japón. Esta agencia tuvo por tanto un papel esencial en la Guerra en el Pacífico, que como sabéis fue decisiva para el desarrollo y el desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

770px-Allied_Translator_and_Interpreter_Section_staff_1943

Algunos miembros de la ATIS en 1943.

Como veis, no hemos hecho más que raspar la superficie así que espero que sigáis leyendo las siguientes entradas sobre el traductor y su papel en los conflictos internacionales porque esta es solo el comienzo. Stay tuned!

Natalia Martínez

Licenciada en Traducción e Interpretación & Humanidades. Inglés y francés. Me atraen la localización, la traducción audiovisual y literaria y las relaciones internacionales. Tengo una capacidad especial para hacerme fan de todo en dos segundos y eso muchas veces es un problema. Engullir libros es mi droga diaria.

LinkedIn 

4 Comments

  1. Mª Carmen Velasco

    ¡Qué guay! Quiero la segunda parte

  2. José Fernando Prieto

    Me ha gustado mucho. ¿Por qué no escribes un post sobre Paul-Otto Schmidt, el intérprete que usaron Franco y Hitler en Hendaya? 🙂

  3. ¡Yo también quiero la segunda parte! Ya me has enganchado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: